Etiquetas

sábado, 5 de noviembre de 2016

Rescatando basurillas

Erase una vez un día cualquiera de regreso a casa, mi vista alcanzó a ver un árbol entero de navidad tirado en la basura, que conste que iba manejando y no se como o por qué pude verlo, venía de copiloto mi madre, ella que no tiene pena alguna me dijo yo te lo agarro y te lo subo al auto, así fue como gracias a ella me vine a casa super contenta con mi nuevo árbol, resulta que lo habían tirado con todo y luces (las cuales si que sirven), solo porque el pobre tenía rota una pata que lo sostiene.
Supe desde que lo vi que lo quiero para la parte del frente de la casa, apenas afuerita de la puerta.

La solución que encontré para su pata rota, fue hacerle una nueva base con piedras y yeso, sobre todo porque el viento es muy fuerte en invierno (¿si se le puede llamar así al clima en esta parte del planeta?), vean lo bien que queda tan bello y lindo como nuevo y eso que aún no le ponemos todos los adornos y las luces, pues apenas vamos arrancando y calentando motores para esta navidad.

Gracias a este arreglo tuve un accidente que me dejo con una idea genial yeso más agua imita la nieve y si no vean el piso, cabe mencionar que días después llovió y desapareció mi nieve falsa, por lo que algo más se me va a ocurrir para dejarlo como lo quiero, y es que en esta parte del planeta no conocemos ni el frío, y mucho menos la nieve de verdad.


Así fue como quedo con los adornos de los años anteriores




Un beso y hasta la siguiente locura prenavideña.